¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Cocinillas.Obesia.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Cocinillas.Obesia.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Cocinillas.Obesia.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

(En este punto la AGPD sugiere incluir cada una de las cookies de terceros utilizadas y los datos de dichos terceros. Por evidentes razones en este modelo sólo se ha incluido la Google en el uso de Analytics por ser la más extendida y común.)

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Cocinillas.Obesia.com en el correo

El fanático de la paella

0
0
0
s2smodern

Hoy es domingo, hoy toca paella. Esto no es un eslógan publicitario, es un hecho. Al menos si eres valenciano. Sí, amigos, la paella se come el domingo. Es una de las diez normas de la paella. Existen. Son esas y no otras, ni más ni menos. Lo digo yo, que soy valenciano. Y los valencianos somos muy inflexibles en lo que a la paella se refiere. Vamos a aprovechar este espacio para aclarar algunos conceptos que vosotros, castellanos, soléis confundir.

No, no es que me haya vuelto loco o radical. Digamos que la paella es una de las pocas cosas que son capaces de hacer aflorar el nacionalismo que los valencianos tenemos en las venas. Incluso a mí, que de nacionalista tengo más bien poco. Pero no se me ofendan por lo de ‘castellanos’: en los pueblos pequeños se dice eso para designar, por oposición, a todo aquel que no es valenciano. No es despectivo en absoluto, únicamente es definitorio.

La cosa es que nuestro problema con la paella trasciende la valencianía porque con la paella nosotros los valencianos tenemos al enemigo dentro: en cada una de las 34 comarcas de la Comunidad Valenciana se cocina de forma diferente, y en todas se le llama paella. Es más, fuera de la Comunidad Valenciana también se llama paella a todo aquel plato que lleve arroz y aspire a venderse al pobre turista. Cuánto hostelero desalmado.

Pero no, amigos. La paella es una. Sólo una. Aquí van diez claves para ayudaros a entender qué es la paella y qué no es la paella.

1. La paella se cocina en domingo. El sábado se puede aceptar sólo en condiciones necesarias, cuando la reunión familiar o de amigos sólo pueda cuadrarse entonces por causas de fuerza mayor. Y se come de día. Comerla de noche sólo es aceptable si tu piel es roja como un tomate y vistes bermudas y chanclas con calcetines incluso en invierno.

2. La paella es un plato que antiguamente cocinaban los hombres que, al terminar de trabajar en el campo, mataban un pollo y un conejo, traían las cosas del campo, cogían un par de ramas (de naranjo) y se la comían tranquilamente. Hoy en día la cocina es cosa de dos, hombres y mujeres, pero la paella es uno de esos platos que en los pueblos y demás siguen cocinando más los hombres que las mujeres. Y es mucho decir para según qué zonas.

3. Como condimento se usa azafrán, pimentón dulce, a veces ñora, y romero. Y por supuesto, arroz. Preferiblemente bomba.

4. La paella se llama así por el recipiente en el que se cocina. Efectivamente, el recipiente se llama paella. Nada de ‘paellera’, ‘sartén’, ‘olla’ o derivados. Confundir el nombre os hace merecer un poco de desprecio.

5. La paella es de pollo y conejo. Nada de cerdo, costillas u otras carnes. Hacerla con esas cosas os hace merecer un poco de desprecio más.

6. Insisto, la paella es de pollo y conejo. Y la carne no se mezcla con marisco. Nunca, jamás. Hacerlo os hace merecedores de una indigestión, y de bastante desprecio (culinario)

7. Para hacer la paella se usa aceite, ajos para quemar, tomate, ‘fessols de trencar’ (habichuelas tiernas) y ‘garrofó’ (judión). Esa es toda la verdura. Usar col, alcachofa, cebolla o demás será fantástico, pero para hacer otra cosa. Paella no.

8. La paella se hace en una paella, preferentemente sobre fuego de leña o, en su defecto, sobre un serpentín con una bombona de butano o similar. No se hierve, ni se cuece, ni se fríe. Nada se hace al horno. Variar esto os hará merecedores de un desprecio importante.

9. Hay otros ingredientes aceptables, como el caracol. En otras zonas el ingrediente básico varía desde las pelotas de carne picada hasta el pimiento, pero eso no es paella. En otras zonas también hay arroces fantásticos: arròs negre, arròs del senyoret, arròs a banda, paellas variadas con alcachofas y bacalao y otras delicias. Todas buenísimas, en serio. Pero no son paellas valencianas. Son otra cosa.

10. Puede que en algún momento de vuestra existencia tengáis la mala fortuna de ver paellas con espárragos, guisantes o incluso huevos duros. Tanto monta. Puede, incluso, que el sabor del arroz sea aceptable. Quizá incluso bueno. Pero repite conmigo, es no es paella, es otra cosa. Es más, a eso yo lo suelo llamar ‘arroz con cosas’. Gráfico y aclaratorio, ¿no?

Vale, ahora es cuando me decís que estoy loco. Pero habla con cualquier valenciano de bien y verás que hasta el más tranquilo de todos esconde bajo la piel un fanático de la paella con ganas de manifestarse. Hasta ese tan tranquilo que tú conoces seguro que alguna vez se ha llevado una garrafa de agua detrás para hacer la paella ‘porque el punto que coge el arroz con el agua de valencia es imposible de repetir’. Será la cal, no sé, pero es cierto. Y sí, somos unos talibanes de la paella. De la paella, de lo demás no.

Y ahora, para terminar, dos vídeos que seguro que te encantarán. Uno de ellos gentileza de un buen amigo, valenciano él, que ha montado un Club de la paella en Madrid para localizar la mejor paella de la capital. Sí, el también es un fanático de la paella. Es que es valenciano…

Borja Ventura

0
0
0
s2smodern

Licencia de Creative Commons Cocinillas es un subdominio de Obesia que es una página de Gonzalo Obes bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional LicenseSin embargo esta licencia no se extiende a los artículos o imágenes de terceros, cuyas normas son las suyas propias, por favor póngase en contacto con los autores respectivos.