¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Cocinillas.Obesia.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Cocinillas.Obesia.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Cocinillas.Obesia.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

(En este punto la AGPD sugiere incluir cada una de las cookies de terceros utilizadas y los datos de dichos terceros. Por evidentes razones en este modelo sólo se ha incluido la Google en el uso de Analytics por ser la más extendida y común.)

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Cocinillas.Obesia.com en el correo

No quiero ensaladas prefabricadas

0
0
0
s2smodern

Las ensaladas prefabricadas, esas que compras en los supermercados en una bolsa de plástico, son una porquería y aquí te explicamos por qué.

Una ensalada de bolsa es una muestra de desprecio por la cocina y por quien se la va a comer. ¿Por qué nos las sirven en los restaurantes?

‘Más triste que una lechuga de bolsa’.

Esta frase –en la que triste puede intercambiarse por inane, insípido, fútil…– podría ser la mejor aportación a la cultura popular de las lechugas plastificadas. Me resulta difícil justificar su existencia por la comodidad que supone abrir una bolsa de atmósfera protegida con verdes y verterla en el plato. Su función en el mundo es ilustrar la languidez mental de quienes alguna vez la usamos.

Sumemos a esta lechuga unos granitos de maíz de lata, zanahoria rallada de bote, presunto atún al natural o en aceite refinado, algún producto cárnico que represente la idea platónica de ’embutido’, aceitunas gomosas en láminas, cebolla pasada por agua y un chorretón de crema balsámica. Quizá algún palmito de corcho. ¿Qué tenemos?

La mezcla resultante es una ensalada verde o una ensalada mixta de restaurante. No hablo de restaurantes con cierta pretensión culinaria –todos deberían tenerla– sino del restaurante medio de barrio, el restaurante de menú de mediodía, el restaurante más extendido y más utilizado por las ciudadanas y ciudadanos de este país.

La nota media de las ensaladas de este país se acerca a la que sacaría Donald Trump en un cursillo de empatía y buenos modales. Tiende a muy deficiente.

¿A qué se debe?

La mala factura de un plato podría explicarse por la dificultad que entraña su preparación. ¿Es difícil preparar una ensalada? Creo que no merece la pena discutir sobre el tema: no.

Entonces podría deberse al precio de la materia prima. Como todos sabemos, la lechuga, los tomates, la cebolla y la zanahoria son algunos de los ingredientes más caros de la despensa gourmet, junto al caviar de beluga iraní y la trufa blanca de Alba.

No. Que no, vamos, ni hablar.

Otra hipótesis: la caducidad de los ingredientes obliga a una gestión loquísima de su almacenaje y ante tal complejidad, los restaurantes se arrugan.

¿Se escuchan las risas desde el otro lado de la pantalla? Tampoco es eso.

La bondad de una ensalada se mide por la calidad –muy asequible– de sus ingredientes y a dedicar cinco minutos –de reloj– a combinarlos y aliñarlos con acierto.

Así que la única explicación de que nos endosen pésimas ensaladas en este país de huerta lozana es que los sicarios que las perpetran son unos vagos de mucho cuidado. No hay otra explicación posible ni excusa que valga.

El indignante fenómeno de las ensaladas que matan de aburrimiento y tristeza se suma al de las patatas fritas congeladas, los cafés requemados y los aceites rancios de sobremesa. ¿Son dramas de primer mundo, como cabe pensar?

En parte, sí lo son. Está claro que si solo buscamos llenar la panza cualquier comestible debería satisfacer nuestras expectativas. Pero si eso es todo lo que buscamos, ¿acudiremos a un restaurante?

Lo exigible en un restaurante, por humilde que sea y como en cualquier otro negocio, es que sepan lo que hacen, que lo hagan con honestidad y que lo hagan lo mejor posible.

Una buena ensalada es una exaltación del producto fresco y de temporada. Así que una ensalada de bolsa –podríamos llamarla ya, antiensalada– es una muestra de desprecio por la cocina y, lo más grave, por quien se la va a comer.

En un restaurante en el que te sirven una ensalada de este estilo cabe preguntarse, ¿qué no harán con platos más complejos?

La respuesta es evidente. Y lo mejor que uno puede hacer en un sitio así es salir corriendo. Y no volver.

Autor: Jordi Luque se ha formado como cocinero, bartender y publicista, pero no ejerce.

NOTA: Por supuesto, la foto de3 portada no es de bolsa.

0
0
0
s2smodern

 

Licencia de Creative Commons Cocinillas es un subdominio de Obesia que es una página de Gonzalo Obes bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional LicenseSin embargo esta licencia no se extiende a los artículos o imágenes de terceros, cuyas normas son las suyas propias, por favor póngase en contacto con los autores respectivos.