¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Cocinillas.Obesia.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Cocinillas.Obesia.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Cocinillas.Obesia.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

(En este punto la AGPD sugiere incluir cada una de las cookies de terceros utilizadas y los datos de dichos terceros. Por evidentes razones en este modelo sólo se ha incluido la Google en el uso de Analytics por ser la más extendida y común.)

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Cocinillas.Obesia.com en el correo

La historia de la patata

0
0
0
s2smodern

La patata es el tubérculo comestible de la planta de la patatera y resulta imprescindible en nuestra alimentación actual ya que es rico en almidón, forma en la que los vegetales almacenan la glucosa, y esto nos brinda hidratos de carbono, el macronutriente que debe predominar en nuestra alimentación, ya que de estos nuestro organismo es capaz de utilizar la glucosa y ésta representa su fuente de energía más limpia y accesible, de hecho, las neuronas únicamente utilizan glucosa como energía. Además, la patata o papa necesita muy poco procesamiento, por lo que podemos consumir el alimento final de una forma muy parecida a la que lo obtenemos de la tierra, muy importante para seguir una alimentación saludable.

No sólo tiene unas propiedades nutricionales muy adecuadas para nuestra alimentación, sino que además también tiene diversos usos medicinales, siendo útil para los ojos cansados, el cutis, el acné, la hipertensión arterial y la depresión. En este artículo de unComo te contamos el origen e historia de la patata, uno de los mejores alimentos de los que disponemos fácilmente en la actualidad.

Origen de la palabra patata

La palabra patata en castellano actual se utiliza desde el siglo XVII y proviene de un cruce entre las palabras papa, proveniente del quechua, y batata, palabra del taíno. Aunque la palabra batata hace referencia al boniato en castellano, cuando se adoptó la palabra patata los términos se confundían, ya que los españoles primero descubrieron en América la batata o el boniato en el siglo XVI y, más tarde, en el siglo XVII descubrieron la papa que, por su parecido con la batata, llegó a España con el nombre de patata.

El origen de la patata se sitúa exactamente en una región que en la actualidad se ubica en los Andes del sur del Perú y el extremo noroeste de Bolivia y su primer cultivo se sitúa entre los años 8000 y 5000 a.C. Fue utilizada por los antiguos Incas, quienes las consumían habitualmente, antes de la llegada de Cristobal Colón a América. Desde entonces hasta la actualidad ha logrado una distribución mundial y ha llegado a considerarse un alimento básico en multitud de países, por lo que sembrar patatas es algo habitual en muchas partes del mundo.

Historia de la patata en Europa

Desde el origen de la patata o papa hasta su destino en Europa mediaban los viajes de muchos españoles que visitaban asiduamente el continente americano, no obstante, como veremos más adelante, al principio la patata no lo tuvo fácil para formar parte de la alimentación de los europeos.

Para los pueblos nativos de América la patata era el principal alimento disponible y de hecho cultivaron muchísimas variedades incluso en zonas que rozaban los 4.000 metros de altitud, tanto que las propiedades nutricionales entre unas y otras variaban de forma considerable.

Existían principalmente dos vías a través de las cuáles la patata empezó a adentrarse en el continente europeo:

  • Irlanda, Inglaterra y Países Bajos
  • Portugal, España, Francia e Italia

Cuando inicialmente los viajeros Europeos regresaban a su origen, la patata era considerada como una especie botánica genuina que era habitualmente cultivada como planta ornamental en el jardín de los clérigos, considerando sus flores tan estéticas y hermosas que la llegaron a despreciar como alimento. Además, al darse cuenta de que la planta y la patata cruda eran tóxicas, fue mucho más complicado que los europeos comenzaran a incluirla previamente cocinada en su dieta. La patatera, una planta tóxica

Uno de los motivos principales por los que el consumo de la patata en Europa tardó mucho tiempo en regularse fue que la patatera es una planta tóxica, hecho que en la actualidad identificamos claramente.

La patatera posee un alcaloide llamado solanina que está presente en todas las partes aéreas de la planta como hojas, tallo, flores y también en los brotes tiernos que se generan en el tubérculo cuando éste germina. Por acción del alcaloide solanina, la ingestión de la planta provocaba daños hepáticos, gastrointestinales y cardíacos, llegando incluso a causar la muerte si la cantidad que se había ingerido era elevada. Por lo que se llegó a la conclusión errónea de que comer el tubérculo de la patata podría originar los mismos trastornos de salud que si se consumía la planta y, por este motivo fue más adelante cuando se empezó a consumir la patata en Europa.

Hemos mencionado al inicio que la patata también posee propiedades medicinales y de hecho por su actividad emoliente fue utilizada tradicionalmente para combatir problemas estomacales como la excesiva acidez. Para ello, se pelaban las patatas, se machacaban y se filtraba el zumo a través de un lienzo, tomando 2 tazas al día del producto obtenido. No obstante, la toxicidad de la patata cruda ha hecho que este tipo de remedios no se recomienden en absoluto en la actualidad. Como la patata en ocasiones era consumida cruda, esto hizo más difícil la normalización de su consumo en Europa, ya que tras consumirla cruda se observaban en ocasiones reacciones como las que hemos mencionado anteriormente. Por la acción de este alcaloide en nuestro organismo es importante consumir este tubérculo cocido o frito, pero nunca crudo. Origen e historia de la patata o papa - La patatera, una planta tóxica

El consumo de la patata en Europa

El consumo de la patata se generalizó en Europa en el siglo XVII, este consumo se dio en gran parte por la gran escasez de alimentos que se sufría en aquella época, siendo la patata una solución fácil y asequible a este problema.

En Irlanda se empezaron a cultivar justo al inicio del siglo XVII, en cambio, en otras zonas el cultivo de la patata tuvo un mayor número de inconvenientes ya que al principio no se identificó un problema de gran importancia: las patatas necesitan un tiempo de oscuridad suficiente que no se les podía brindar debido a la climatología europea durante la estación del verano, por este motivo, generaba tubérculos más pequeños que aquellos que se obtenían en su continente nativo.

En Alemania, la patata se cultivó por primera vez en el año 1647, en Prusia, el 24 de marzo de 1756, Federico II hizo pública una circular que ordenaba el cultivo de la patata y, con esto, se facilitó enormemente la aceptación y el consumo de la misma.

Si bien la población rural se alimentaba de su propia producción, ya que ellos disponían de terrenos para dedicar al cultivo de la patata y otros vegetales, este famoso tubérculo no era accesible para la gente que vivía en la ciudad, por lo tanto, con la llegada de la revolución industrial llegó también la industrialización de la patata.

Durante el siglo XIX el cultivo de la patata en Europa alcanzó su mejor época y desde entonces ha pasado a ser un alimento imprescindible para una dieta saludable y equilibrada. Obviamente, la patata que mejor sabe es aquella que ha sido cultivada por uno mismo, por lo que te animamos a que tú mismo generes tu alimento con ayuda de la tierra y que aprendas a conservar las patatas de forma adecuada, en un lugar ventilado y sin luz natural directa. Si te ha resultado interesante conocer el origen e la historia de la patata o la papa y es un alimento que te gusta añadir a tus platos,

Autor del artículo: Borja Lopez.

0
0
0
s2smodern

Licencia de Creative Commons Cocinillas es un subdominio de Obesia que es una página de Gonzalo Obes bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional LicenseSin embargo esta licencia no se extiende a los artículos o imágenes de terceros, cuyas normas son las suyas propias, por favor póngase en contacto con los autores respectivos.